Bercodren, pavimento poroso ecológico y permeable

El pavimento poroso Bercodren ecológico, equivalente al tennisquick, es un sistema para la recuperación y control del agua pluvial, utilizándose en superficies que reciban el agua de lluvia. Es un pavimento permeable 100 % ecológico, cuya función es recuperar los mantos acuíferos.

¿Cómo se construye un pavimento de hormigón poroso tennisquick o Bercodren?

El pavimento poroso Bercodren es un pavimento autodrenante elaborado en masa. Para su fabricación, este tipo de pavimento deportivo lleva un aditivo especial patentado que es mezclado con gravas de pequeña granulometría, exentos de finos, agua y mortero especial modificado formulado con cemento modificado y resinas especiales. Además, gracias a los aditivos sintéticos, proporciona una fuerte adherencia y absorción, así como una buenísima permeabilidad, otorgando una alta resistencia a la flexión, compresión y desgaste.

Gracias a la instalación del pavimento poroso Bercodren, no se producen charcos. Asimismo, este tipo de pavimento industrial es resistente a los cambios bruscos de temperatura y es de fácil manejo.

Deportivo permeable - Pavimento poroso Bercodren

100% Permeable y con pendientes para evacuación de aguas

Excelente planimetría y totalmente horizontal

Transformable a pavimento impermeable

¿Cómo se hace el hormigón alveolar poroso Bercodren?

Construcción de una pista de tenis de hormigón alveolar

Este método permeable permite jugar en cualquier clima. Las celdas del revestimiento evitan la retención de agua y absorben al instante la lluvia intensa. No se necesita pendiente en la superficie de juego para el drenaje.

La base: la producción de amalgama porosa se realiza in situ. La colocación de juntas de dilatación, durante el vertido de la losa, evita el agrietamiento durante las amplitudes térmicas (escarcha, altas temperaturas). El hormigón alveolar es un material estable, no se ablanda bajo el efecto del calor. Su espesor (9 cm) y su porosidad lo convierten en un material que no sobrecarga el suelo (peso: 20 g/cm2) y así evita deformaciones. Su durabilidad nos permite garantizar 10 años sabiendo que, en retrospectiva, es el único proceso que, construido por profesionales altamente cualificados, dura más de 30 años.

Acabado: la aplicación de una pintura de acabado a base de elastómero tiene una muy buena resistencia al desgaste y proporciona una sensación de flexibilidad. Su renovación debe hacerse cada 10 años.

Mantenimiento del usuario: el mantenimiento es simplemente quitar las hojas en la cancha de tenis.